¿Cuándo pedir ayuda?


Los motivos por los cuales pedir ayuda a un profesional de la Psicología Clínica son muy diversos.

A menudo, puede haber ya una sintomatología pero no siempre es así.

Debido a las diferentes circunstancias vitales, en muchas ocasiones se producen situaciones de crisis, en donde uno necesita pararse, escucharse y poder comprender  qué es lo que está sucediendo, poder llegar a un mayor conocimiento de uno mismo y así, de éste modo poder posicionarse de la manera más sana posible en las circunstancias que a uno le está tocando vivir.

En otras ocasiones, se trata más de una ayuda puntual, para tomar alguna decisión cuando uno siente que está bloqueado y no ve las cosas con claridad. En estos casos, el terapeuta acompaña al paciente en este recorrido, no para tomar la decisión por él, sino para ayudarle a que aprovechando al máximo todos sus recursos, le sea posible hacerlo por sí mismo.

A veces son diversos síntomas los que nos indican que algo dentro de nosotros no funciona adecuadamente, y debemos prestarles atención, especialmente cuando conllevan sufrimiento o malestar psíquico.

Síntomas pueden ser las alteraciones del sueño o de los hábitos alimenticios, la tristeza, la ansiedad, una baja capacidad de atención y concentración, diversas quejas somáticas como dolor de cabeza, de estómago, del aparato locomotor…

Motivo de consulta son también las dificultades que pueden surgir en el terreno de las relaciones interpersonales, bien sean en la relación de pareja o en distintos ámbitos como el laboral, el familiar, el escolar etcétera.

 

¿A quién va dirigida nuestra ayuda?

¿Qué trastornos tratamos?

¿Con qué tipos de terapias ayudamos a personas como tú?

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! 😉Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone